Fight Gods sería la causa.

Hace poco se lanzó el juego Fight of Gods, en donde dioses de todo el mundo se ponían a pelear, al muy estilo tekken. Sin embargo, esta temática no les gustó a los cabecillas de Malasia, en donde el gobierno de dicho país bloqueo todo acceso a Steam. Imagina no poder tener acceso a la industria del tío Gaben.

Haciendo una visión en retrospectiva, tenemos que aclarar que el régimen de Malasia es conocido por censurar contenido que no sea acorde a sus creencias. No es la primera vez que pasa, ya que en 2013 miembros del parlamento quisieron prohibir el GTA V, el límite de compras de Hearthstone o el famoso (pero decaído) Pokemon GO.

Los desarrolladores, PQube Games, aseguraron estar tristones por la falta de libertad y censura que existe en dicho país, pero que acatarían el látigo del señor.

Igual, la temática es entrete, imagina jugar con Jesús contra Krishna.